Cual Ave Fénix

Se quedó sentada mirando al infinito.
Sus ojos clavados en la línea que unía el mar con el cielo.
Ya no quedaban lágrimas para
soltar al volver a visualizar en su cabeza tantos y tantos momentos pasados y disfrutados.
Trató de poner su mente en blanco.
De escuchar sólo el sonido del mar.
De abstraerse de las sonrisas y chapoteos que tenían lugar a su alrededor.

Se sintió como un pequeño Ave Fénix: sabía que nada volvería a ser como antes, pero ella volvería a luchar por tratar de ser feliz cada día.

Nota: Deberíamos sentirnos afortunados de poder disfrutar de las sonrisas de los que nos rodean: serán su mejor recuerdo.

3 Comentarios en Cual Ave Fénix

  1. anya
    3 septiembre, 2014 at 08:42 (5 años ago)

    Es muy bonito y profundo y es una bonita reflexión, mucho animo

    Responder
  2. Oscurabendecida
    3 septiembre, 2014 at 10:21 (5 años ago)

    Ahora tengo lágrimas en los ojos. Muy bonito y muy cierto lo que dices en la nota

    Responder
  3. Alícia
    3 septiembre, 2014 at 14:40 (5 años ago)

    Nunca deberíamos perder la sonrisa. Y también deberíamos saber apreciarlas. Cuando ya no están….las echamos de menos

    Responder

Responder a Oscurabendecida Cancelar respuesta