Posts Tagged ‘sonrisa’

Momentos especiales: gracias

El día a día me come, me devora, me consume.

Cuando a ese día a día se le añade además alguna ocasión especial la locura total llega a mi vida.

Y da lo mismo que sea algo planificado, que sea algo espontáneo, todo me acaba poseyendo, de tal forma, que sin querer comerlo ni beberlo me “autoalieno” y soy incapaz de llevar mis quehaceres habituales a un ritmo normal. De la noche a la mañana recoloco y priorizo: cuestión de supervivencia.

En estas últimas semanas una ocasión muy especial se estaba gestando en mi familia, y sólo puedo decir que las horas que dediqué a preparar tal momento valieron la pena. Esos ojos, esa mirada, esa sonrisa… ese beso, ese abrazo… esas flores…

Gracias a todos los que, pese a mis nervios, agobios, dudas, inseguridades, etc, han estado alentándome y sosteníendome cuando pensaba que iba a desfallecer entre tanto quehacer y tan pocas horas de sueño.

Gracias por confiar en mí, y formar parte de mi vivir.

El mayor regalo tu sonrisa

El mayor regalo tu sonrisa

 

#150palabras Su pequeño sueño: globo, flor, sonriente

Carlota sonrió cuando la sirena del recreo sonó. Por fin saldría al patio y vería a Javier. Era uno de los momentos del día que más le gustaba. Ese cruce de miradas mientras cada uno de ellos estaba con su grupo de compañeros de clase. Risas cómplices. Sonrientes sensaciones.

Hacía semanas que venían manteniendo esa pequeña rutina. No conseguía recordar el día exacto del inicio… No era fácil saber si esos sentimientos durarían mucho tiempo.

Salió al recreo. Le vió. Y de pronto él pareció acercarse a ella. No lo podía creer. Se sintió flotar. Como si fuese en globo. Él – Ella.

– Hola Carlota.

– Hola Javier.

– Feliz día del libro. Espero que te guste. – y le tendió un pequeño paquete y una flor.

Carlota lo abrió. El título era ” Su pequeño sueño” y dentro tenía la siguiente dedicatoria: ” En estos momentosque te miro sé que mi pequeño sueño se está haciendo realidad. Javier”

globo flor sonriente

————————————————————————————————-

#150palabras Su carta: letras, colchón , ahora

Había amanecido como un día más.

La mañana en el colegio, entre las pruebas de matemáticas, los experimentos de ciencias, la clase de educación física, los cambios de clase aprovechados hasta el máximo intercambiando lazos de colores con sus compañeras…

Y al salir de clase, allí estaba su madre esperándola con una gran sonrisa, un suave beso, su merienda y una ¡ carta!

Qué lento había parecido pasar el tiempo aquella tarde entre deberes, baños, cena… Pero por fin se encontraba en su habitación. Ahora sólo faltaba que todos entrasen en su rutina nocturna para acurrucarse en su cama, y allí cobijada sobre su colchón y su colcha por fin poder perderse en aquellas letras que tanto deberían de contarla.

La pequeña se quedó en silencio tratando de escuchar los sonidos de la casa. Quería confirmar que nadie le molestaría cuando leyese esos poemas que él prometió mandar y ahora llegaban.

#150palabras El secreto de la botella : cucaracha, reloj y botella

La pequeña sonrió  nerviosa al ver moverse las manecillas del reloj sentada en la alfombra del salón.

Había sido una mañana de sobresaltos y alegrías.

Recordaba el gran susto al ver una pequeña cucaracha cuando iba corriendo por el embarcadero.Ese color negro. Ese lento andar del bichito. Lo recordaba como si acabase de pasar.

Iba rapidísimo, quería alcanzar y coger la botella que había visto flotando junto a la escalera final del embarcader. Debía hacerlo antes de que la viese su madre.

Conseguir alcanzar la botella mientras su madre gritaba a sus espaldas. Contemplar su bonito color. Descubrir que contenía una pequeña nota en su interior. Todo ello había hecho que sintiese un cosquilleo nuevo. Había corrido una gran aventura en aquella visita dominical, ¿verdad?

Ahora, con la notita en sus manos y un pequeño nudo en el estómago. Dudaba entre leerla o no : ¿Sería la clave de algún misterio?

Fuente imagen: http://t1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTzMyTEr5GdYQBekt9NWwOPK9I1Yp_nXn8Da3vzgSkvH7XueHD4lQ

————————————————————————————————-

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Te daré tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!

Después no te olvides de enlazar con el link aquí debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar.

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.


1. Diario de Algo Especial 5. Siendo Madres
2. Mamá es bloguera 6. CriaraunBebéDifícil
3. Mamamedusi 7. Madespymas Dandocolo
4. madre estresada

Tarde de domingo: sensaciones

Domingo tarde, o tarde de domingo. El orden de factores no altera el producto. Y en mi caso el resultado es: pereza, tristeza, apatía…

Con el empezar de los días grises, de las tardes cortas y , por consecuente,  las noches largas ,siempre llega esa pereza al salir de la cama, acompañada de ese destemple al salir de la ducha y ese continuo deseo, según amanece el lunes, de que llegue el fin de semana. Ese fin de semana que nos permitirá parar un poquito la contrarreloj semanera y descansar algún que otro rato.

Los fines de semana son un pequeño oasis. Ese no sonar del despertador. Ese ritmo marcado por los peques pero sin colegios, meriendas, cenas, camas… se lleva mucho mejor… Incluso que esté alguien enfermo, en fin de semana, se lleva con menos carga, porque no hay que hacer malabarismos para atender al enfermo, al trabajo, a la casa…

Pero pese a todo lo anterior, hay algo que no me gusta nada, y que pese al pasar de los años no consigo positivizar salvo cuando estoy de vacaciones, y son las tardes de domingo. Una tarde dura donde las haya. En la que poco a poco ves llegar el comienzo de la semana. Da igual que la pase atareada para no pensar en su pasar… da igual estar tranquilamente en familia en casa tratando de disfrutar de pequeños juegos en común … o simplemente sentarme a leer o a pensar… Las tardes de domingo me superan. Sobre todo estas tardes de domingo del otoño y el invierno. Son tristes… son plomizas… son desestimulantes donde las haya. Aunque tienen algo positivo: son la señal de que queda menos para el siguiente fin de semana.

¿Tienen el mismo efecto tristón en ti? ¿ Cuáles son tus trucos para que te dejen siempre una sonrisa?

Fuente imagen: http://t2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcS148-dLrX9XcTtSc2QO58RMrkmu-3GK0tJmnkTY8wy5A_3WTVXBw

1 2