Posts Tagged ‘maternidad’

Las otras jaulas ( o pequeñas sombras de mi maternidad)

La maternidad trajo para mí una nueva forma de ver la vida. Es algo que quienes me conocen lo saben. 

Nunca fui especialmente niñera, con independencia de que ver un bebé siempre me hiciese aflorar preciosos sentimientos, es cierto que nunca he tenido el deseo loco de ponerme a jugar con mis primos pequeños en el parque o con los hermanos pequeños de mis amigos. Es más recuerdo que cuando conocí a mi sobrina pequeña, que apenas tenía dos años, pensaba que menos mal que, quien por entonces mi novio, era divertido y jugaba con ella porque vamos, conmigo la niña se habría aburrido y es más, yo me habría aburrido con ella. (Pero tranquilos, que a día de hoy tengo una relación preciosa con ella, y que me ayuda a plantearme posiciones y reacciones  como madre)

Bueno tras esta confesión que deja muy claro en qué grupo de mi vida estás, o mejor dicho el momento en que entraste en ella, pre o post maternal , he de decir, que la maternidad me ablandó, endulzó y enterneció. Pero también me vulnerabilizó.

  
Desde el momento en que supe que iba a ser madre, hasta el día de hoy, después de trece años y algunos meses, es impresionante lo mucho que sus dolores, sus alegrías, sus llantos, sus sonrisas, sus miedos, sus ilusiones y sus preocupaciones empezaron a ser parte de mí. 

Y aunque todo lo que les hace sentirse felices y risueñas es una gozada vivirlo desde esta parcela de madre, todo lo que está en el lado “oscuro”, me hace sentir lo contrario, y en ocasiones me preocupa no saber gestionarlo. 

Soy consciente de que tendrán sus primeros desengaños con sus supuestas amigas, con sus medias naranjas o lo que crean que son sus parejas de por vida, con ese trabajo o proyecto al que le echarán muchas horas, por el que sacrificarán su tiempo y el de otros y que no tendrá el exitoso resultado que esperaba… 

Y tras estas experiencias pensarán que nunca tendrán una amiga de verdad, una relación estable y sana, y/o un trabajo que las llene … 

Pero espero que con el tiempo, que será más o menos según cada una de ellas y la etapa vital que estén, saldrán adelante, y encontrarán esa amistad que ya pensaban que no existía, a esa media naranja sin exprimir y/o ese trabajo que las llenará y hará sentir felices y plenas… La cuestión es, podré ser capaz de saber , o intuir, que están pasando por eso y mantenerme al margen si ellas no me piden lo contrario?

El viaje de la maternidad (I)

Maternidad….

Días intensos.

Noches de infarto.

Semanas de actividad.

Meses de frenesí.

Años de ilusión.

Mirar hacia atrás y empezar a darte cuenta de  TODO lo que has vivido y parece que empiezas a olvidar. ¿ De verdad han pasado ya más de trece años desde aquel momento  de alegría en que fuimos conscientes de nuestra incorporación al mundo de la maternidad?

Sí, han pasado. Hemos vivido nervios y medios en el embarazo, en la etapa de bebe, en la etapa preescolar, en la infantil…

Pero el camino sigue, y esto sólo ha sido el principio, así es que los seguimos viviendo y viviremos me temo aún en los próximos trece… ¡ Desde luego que intenso viaje este de la maternidad!

Yo fui madre primeriza: cinco consejos que habría agradecido antes de llegar a casa

Desde que ponemos nuestra bonita cara en este mundo, por primera vez, no dejamos de tener momentos de primerizos día tras día: siempre hay algo que por primera vez llevamos a cabo nosotros mismos: esa exposición oral de un tema en clase , ese garito del que todo el mundo habla y al que nunca has ido, ese peluquero genial que con sólo mirarte tiene tu look ideal, esa conferencia sobre tu tema estrella ante un amplio quórum … Y en todos esos momentos un mini cosquilleo te recorre, una y otra vez en tu cabeza resuenan “¿todo irá bien?” ” ¿no haré el ridículo?”.

Pues bien, si en todo lo anterior hay mariposas por el estómago, el momento padre / madre primerizo se lleva la palma.

Yo no dejo de recordar mi propia experiencia con un poco de amargura, aunque según van pasando los años veo un punto cada vez más cómico y grotesco de aquellos momentos que me hace hasta sonreír.

Pero es cierto que cuando lo vivo en los padres de enfrente, cada vez me da más rabia y me pone de peor humor. Sobre todo porque claro, con el agobio que están pasando los pobres escuchando mil y un comentarios, llegar yo y decirles “no hacer caso a nadie”, ” llevaros por vuestro instinto” “echarnos a todos fuera y quedaros solos con el bebé” …me parece que en esos instantes es crearles un poco más de conflicto.

No obstante considero que estos son los cinco tips indispensable (más…)

Feliz lunes: Llamamiento a amanecer en positivo

Es una pena que las semanas empiecen y uno de los primeros pensamientos que vengan a nuestra cabeza sean del tipo: ” ya me queda un madrugón menos “… ¿Vamos a ver un madrugón menos para qué? Porque seamos realistas, llega un momento en la vida maternal que salvo el tener que llegar con hora al colegio el resto de nuestra vida sigue estando bastante condicionada por los horarios y necesidades de nuestros vástagos sea el día de la semana que sea… (más…)

Semana IV Reto Iron Blogger : Siguiendo tu instinto

Parece que era ayer cuando empezábamos septiembre ilusionados con este nuevo reto. Recuerdo también esa cuenta atrás de la tercera semana pensando que no llegaba y maldiciéndome por meterme en estos fregados un mes de septiembre con grandes acontecimientos familiares por medio. Y ahora estoy aquí viendo que esto se acaba… Porque esta primera edición del Iron blogger materno/paternal toca a su fin. Esta pequeña locura que me ha permitido descubrir nuevos bloggers y reafirmar lo buenos que son otros echará el cierre en breve.

Para despedir esta temporada voy a dejar a un lado el tema de septiembre, la vuelta al cole con sus inquietudes e ilusiones , y voy a hablar de algo que todos experimentamos pero que no todos somos capaces de seguir con nuestros hijos; sí señores, voy a hablar del instinto.

Como seres vivos que somos, más concretamente animales, y algunos hasta racionales, nacemos, crecemos, vivimos, algunos nos reproducimos, y morimos. Este ciclo es bastante corto, y si no, lo parece al menos. Pero es complicado en todas sus fases. Y en todas y cada una de ellas hay algo muy común que está siempre presente: el instinto.

Madespymas siguiendo tu instinto

El instinto es algo natural, innato, que la madre naturaleza nos proporciona para sobrevivir. Pero ese instinto nos empeñamos tantas y tantas veces en obviarlo, contradecirlo… Y lo peor de eso es que muchas veces lo hacemos no porque queramos que sea así sino porque creemos que los que nos rodean, las situaciones que vivimos así lo exigen.

¿Qué tiene que ver esto con la maternidad? ¿Y con la paternidad? Mucho más de lo que nos podemos llegar a cuestionar. Desde lo que tienes que hacer, o no hacer , antes y durante el embarazo, como en el momento de dar a luz a tu hijo o de empezar a cogerlo…

Han pasado ya muchos años desde mi primera hija, aunque eso no es lo que me parece en algunos momentos, y han sido muchas las ocasiones en que me he arrepentido por no dejarme llevar por el instinto, o hacerlo pero no compartirlo o mostrarlo en público. Recuerdo ese bebé llorando que callaba al cogerla en brazos y tener que soportar el “acostúmbrala a los brazos y ya verás”, esa pequeña que le costaba dormirse y si me veían mover el carrito ” no la acostumbres a eso que …” O esas malas noches que acababa en mi cama y yo asustada por no dormirme ” como se meta en la cama no sale” o ” cuidado con los ahogamientos por asfixia”… ¡Cuántos malos momentos interiores! ¡Cuánta inseguridad estúpida que los años me han hecho ver que todo fue por no escuchar a mi instinto en todo momento y querer ser socialmente correcta.

Me da mucha cosita ver y oír la de cosas que tienen que soportar los pobres padres primerizos. Mi recomendación es que escuchen su instinto y lo sigan. Está muy bien leer, oír otras experiencias, incluso acudir a talleres prenatales, pero de verdad, creo que la maternidad sentida y vivida con el corazón no falla, te indica el camino, guía tus pasos, y te hace sentir tranquila contigo misma, con el bebé.

Es difícil no caer en creer que no estás preparado, que tu pequeño no tiene la madre y/o el padre preparados que necesita, y es un gran error: se aprende paso a paso, practicando sobre la marcha, y pasando un examen cada día de la vida de nuestros hijos, o lo que es lo mismo, de la nuestra.

Y tú, ¿has seguido el instinto en tu maternidad o paternidad? ¿Ha sido sencillo desde el principio seguirlo o lo has tratado de tener callado en algún momento?

– – – – – –

Iron blogger

Nota: este post pertenece al reto Iron blogger promovido por Y papá también y la primera edición toca a su fin hoy para mí con este post de aquí. Sólo decirte gracias Sr.D por esta maravillosa oportunidad.

1 2 3 5