Cómo viví Madresfera 2016 

Empezaré diciendo que yo también estuve allí, aunque sea una de esas bloggeras en la sombra , y en esta ocasión incluso en el silencio, ya que tuve la mala suerte de caer afónica unos días antes y apenas podía hablar el pasado sábado.

No he querido leer las crónicas de mis compañeros. Es un ejercicio que prefiero hacer a posteriori. Así puedo en unas pocas líneas ser libre de transmitir lo que supuso para mí y lo que viví. Suele ser mi forma de bloggear, para bien o para mal. ( bueno como me he demorado tanto al final he leído el Post de mi Santo!)

Comenzaré diciendo que me cuesta escribir sobre los encuentros blogueros.

No he ido a muchos estos años, aunque sí a los tres de Madresfera y a los dos primeros del BAF (tuve que faltar al último por “causas mayores”). El por qué me cuesta escribir sobre ellos es principalmente porque me dan tal subidón que me da miedo que se pierda esa magia al ponerlo en palabras que no le hagan justicia al encuentro.

Este año debo decir que pese a coger las entradas en el último minuto porque se agotaron unas semanas antes de la fecha tope, mis ganas de asistir el sábado eran nulas porque mira que tiene semanas el año para una ponerse malísima y perder la voz, pues mira por donde la mía fue esta y el viernes noche yo era un trapillo que sólo quería hacerse un ovillo y dormir y no despertar hasta volver a ser yo. Pero no pudo ser.
Había tres grandes motivos, al menos, por los que no podía faltar:

– primero: era el primer encuentro bloggero al que asistía con mi querido Santo como bloggero. Hasta ahora sólo me había acompañado al BAF y realmente el pobre hacía de canguro de las tres peques mientras yo entraba y salía de talleres y charlas y saludaba a unas y a otros. Sin embargo esta vez iba como padresférico y era su primera vez junto a sus alter ego que venían al encuentro ( aunque su encuentro no oficial lo iniciaron el viernes noche por eso de ir calentando motores en la intimidad …). Siento un montón no haber saludado a todos los padresféricos como se merecen, pero me era tan “incómodo” tener que juntarme tanto a la gente para poder hablar… El único con el que no me corté fue mi querido David, conocido por “ypapatambien” o por ser uno de los presentadores de los premios Madresfera, pero es que ya son muchos encuentros coincidiendo y risas y cenas compartidas como para no hablar desde el susurro cuando lo tienes enfrente.

– segundo: venía mi querida Moni, sí, esa, el alma del BAF, desde Barcelona, a la que llevaba demasiado tiempo sin ver y no podía desaprovechar el momento, aunque no estábamos ninguna en nuestro mejor día. Estoy segura Mari que la próxima vez que nos reunamos va a ser mucho mejor que esta: hemos puesto el listón muy bajo! ( Qué conste que me he controlado para no caer en humor negro, eso lo dejo para la intimidad del whatsapp). Verla siempre me recuerda cómo llegué yo a esto de la Blogosfera maternal desde el mundo twiteriano y además nuestra relación ya pasa las barreras 2.0

– tercero: siendo en la capi, no podía faltar a un evento madresférico coordinado por la gran Mónica de la Fuente. Una persona que irradia fuerza e ilusión, vale, y los días madresféricos algo de nervios, pero que sabes que no defrauda. Debo confesar que este de los tres encuentros de maternidad bloggera en casa, es el que más me ha emocionado, pero no puedo olvidar ninguno de los otros dos. Ese momento Matadero en que conocí a bloggers y volví a coincidir con algunos bloggers que había conocido en el BAF ( por cierto estos días estoy haciendo memoria y tengo que indagar en qué ha pasado con algunos que no han venido … Creo que esto daría para otro post!) … Y cómo no el momento ” tipazos de seguridad” del anterior año. Lo mejor fueron las risas . Muchas.
 Como veis mis motivaciones eran ineludibles. Tenía que estar allí. Y la verdad es que no me arrepiento de haber estado porque además de los tres motivaciones principales, había una, hay una , por la que me siento bloggers, y es porque me encanta leer las vivencias de otros, saber que no estoy sola en este día a día de mi vida, de mi maternidad, que somos muchas, en muchos sitios y momentos las que estamos pasando por una cosa parecida o lo hemos pasado o estamos dispuestas a opinar o aconsejar en cómo actuaríamos si nos pasase eso, dispuestas a enseñar lo que nos preocupa o nos alegra y satisface de nuestras maternidades ( venga, todo lo que va como maternidad le cambiáis el género en vuestra cabeza para que también aplique para paternidad!)… Ese encontrar un tema que te preocupa y leer como tal o cual lo han pasado ya con su experiencia de vida… Pues eso me encontré en gran medida el sábado pasado: una comunidad. Era emocionante pensar que todas y todos estábamos allí sintiéndonos madresféricos, papis y mamis blogueros con inquietudes en torno a uno de los pilares de nuestra vida, por no decir el pilar: NUESTROS HIJOS. 

Responder