Por qué apoyo Conciliación Real Ya

¿Qué es lo que mueve el mundo de cada uno de nosotros? Seguro que aunque habría tantas posibles respuestas como personas, casi todas tendrían un denominador común: los sueños.

Hay muchas cosas que nos preocupan desde que amanece hasta que nos acostamos. Y una de esas, de las que no se nos van de la cabeza es cómo poder hacer malabarismos un día tras otro para poder cubrir las necesidades de nuestros hijos tanto a nivel material como presencial. Cómo estar a su lado cuando están sanos, cuando están enfermos, cuando tienen que estudiar, cuando tienen que actuar, cuando tienen el primer desencuentro con su compañero/a del alma…y cómo mantener unos ingresos para cubrir las necesidades materiales que consideramos básicas… porque para ellos siempre lo mejor de lo mejor…

Y todo esto hay que hacerlo en una sociedad en la que los valores que la constituyen dejan en múltiples momentos mucho que desear.

Cuando parece que hay que elegir entre trabajar fuera de casa o quedarse en ella porque no hay demasiada consideración a que en tu escala de valores el trabajo sea un medio para vivir, y no el fin de la vida. Es más, la frase «el trabajo debe de ser lo primero» se escucha de modo habitual en muchas oficinas y despachos.

Pero las cosas no tienen por qué ser blancas o negras. Si somos seres educados y formados debemos poder aceptar, y ser capaces de gestionar, porque el tiempo de trabajo es sólo una parte del día, y  el resto del día cada uno debe poder disfrutarlo con los o con lo que quiera.

Creo que un problema grave es el presencialismo en el que vivimos a nivel horarios, el pensar que si un padre o madre llevan a su hijo al pediatra no pueden estar comprometidos con su trabajo, y olvidar a menudo que lo que no es bueno para uno no es bueno para los otros ( no puedo creerme que un padre no pueda ponerse en el lugar del otro cuando su hijo está enfermo o hay una reunión en el colegio…)

Considero que los horarios si somos responsables y respondemos con un buen trabajo pueden ser en ocasiones más flexibles, lo suficiente para poder llegar a más cosas sin la lengua fuera, o sin la sensación de ir contrarreloj todo el día. Y que las excepciones se pueden hacer, por qué no? Y por qué no pueden llegar a hacerse costumbre o hábito? Y por qué no pueden llegar a regularse?

Éstas son sólo unas breves reflexiones personales, que me hacen querer apoyar y creer en #ConciliacionRealYa . Este movimiento lo podéis seguir en twitter @conciliacion_RY y en Facebook.

2 Comentarios en Por qué apoyo Conciliación Real Ya

  1. madrescabreadas
    27 septiembre, 2011 at 07:56 (12 años ago)

    Genial!

    Lo has puesto en el muro de FB?

    Si no tienes cuenta dímelo y te lo pongo yo.

    Responder
    • Madespymas
      27 septiembre, 2011 at 16:41 (12 años ago)

      No tengo cuenta… así que sí, súbelo, por favor. Gracias, esto funcionará.

      Responder

Responder