Madre – A tu ritmo

Apenas ha pasado poco más de un mes y no dejo de darle vueltas a la siguiente afirmación “ Tú eres la que vas a tu ritmo”.

Leída así, sin más contexto, puede parecer que soy una pasota de la vida, que hago las cosas cuando quiero, a mi aire, sin tener en cuenta las pautas de esta sociedad, de mi familia, del trabajo…  Vamos,  que sea el contexto que sea,  parece una actitud negativa por mi parte.

Sin embargo, en el contexto que tuvo lugar, me dio por echarme a reír junto con mi marido, en el momento en que el ser que las había pronunciado se marchó.

Bueno, os sitúo.

Hace apenas un mes, tuve a mi tercera hija en la misma maternidad que a las dos anteriores, aunque he de decir que desde que naciesen la primera y la segunda, hasta ahora, las cosas han cambiado bastante allí. Ahora siguen el protocolo al nacer de piel con piel y, a diferencia de las otras veces, según salió al exterior mi princesa me la pusieron encima y allí estuvo salvo apenas unos minutos… Recuerdo salir del paritorio con ella cogidita en brazos, bajo la sabána, conmigo… bueno, esto sería tema de otro post.

La verdad es que las matronas de la preparación al parto y la que me atendió el mismom, eran muy prolactancia materna y como yo iba concienciada como en los otros dos a darle el pecho, pues todo perfecto, todo iba a ser más sencillo y relajado que la primera vez… pero me equivocaba, menos mal que como he dicho es la tercera.

A diferencia de con la primera, que era cada tres horas la pauta, aunque debo confesar que he llegado a la conclusión que al final siempre lo he hecho a demanda, con ésta tenía claro que adiós relojes, y como las matronas habían también comentado que esto era lo más indicado para la peque nada más nacer, pues ahí estaba yo cada vez que la peque pedía, con el pecho a su servicio…

Pero claro, no caí yo, con que una cosa es lo que piensa e indica la matrona, la pediatra, y otra la que dan por hecho y tratan de imponer las enfermeras y auxiliares de turno, porque no todas son prolactancia, y de las que lo son , no todas lo son de a demanda… y entre las que son de la escuela de las tres horas, y las que no lo son,… pues bueno, a estos grupos desde luego no les gusta que nadie venga a trastocar sus horarios de baños, de mediciones, de tomas de temperatura, de curas , de recogidas de bandeja, etc…

Todo empezó, porque la primera mañana preguntaron por la frecuencia de heces y micciones de la peque. Pues bien, en cada toma, contesté. Después vinieron a lavarme y yo estaba con la peque al pecho: “ pero bueno, esta niña estaba cuando te miré la temperatura y otra vez la tienes, no ha pasado ni una hora, tú  verás acabarás por hacerte grietas, es cada tres horas, no te acuerdas?”… y bueno, así , comentarios varios, tanto por enfermeras como por auxilires…  Pero por la tarde-noche  ya fue la gota que colmó el vaso: “ ¿ ha hecho la niña deposiciones y miccionado a las tres, a las seis, a las nueve?”  a lo que mirándole con cara de qué me estás contando, contesté: “ Pues a esas horas no sé, pero cada vez que la he cambiado tras el pecho sí”, y ella replicó “ Ah! Ya! Que tú eres la que vas a tu ritmo” .

En aquel momento me reí. Y aún ahora al recordarlo me sonrío. Pero pienso en lo mal que lo pasé de primeriza con tantos comentarios tan cruzados, con tantas dudas, tan perdida como me encontraba, y lo siento por el resto de primerizas que lo pasarán tan mal como lo pasé yo.

Esta vez sabía que la leche me tardaría en subir. Sabía que un bebé se cansa de mamar y se duerme y al ratito se despierta aunque no hayan pasado tres horas, y vuelve a mamar, a cansarse y dormirse… al menos mis tres bebés han sido así. Sé que en mi caso un biberón de refuerzo, después de ponerla al pecho, dentro de las primeras cuarenta y ocho horas no echa por tierra la lactancia materna…

Pero claro, todo esto lo sé porque YO VOY A MI RITMO!

Y también sé que es fácil opinar sin pararse a cuestionar el efecto que eso puede tener en el de enfrente. Y en el caso de las madres y padres primerizos, tiene un efecto devastador. Porque por muchas ilusiones que se tengan puestas en el bebé que llega a este mundo, de pronto entran dudas, miedos, temores, inseguridades… al tener ese pequeño a tu cuidado ya para siempre; y cuando ves que el personal con el que compartes las primeras horas de vida de tu hijo tiene actitudes y opiniones dispares, eso hace que aumenten aquellas. Imagino que esto es herencia de las distintas corrientes en neonatología que han existido en los últimos años, y que en breve, todo el personal sanitario tenderá a la misma filosofía y se unificarán criterios dentro de los hospitales y clínicas.

Lo espero por el bien de todos aquellos “primerizos” que seguirán siempre existiendo.


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/7/d496599328/htdocs/blog/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399

5 Comentarios en Madre – A tu ritmo

  1. María
    6 julio, 2012 at 00:06 (9 años ago)

    La verdad es que yo, como primeriza caí en el «cada tres horas» y una que está tan asustada pues confía. La cosa cambió cuand me paré a pensar dónde estaba todo aquello en lo que había estado creyendo desde que me enteré de que estaba embarazada. Soy prolactancia completa. Le daba una «ayudita» después de la toma del pecho e primer mes… La bebé menos mal que esperó a que mi cabeza se asentara y comenzara a confiar en mi como mujer. Y esque pasa eso… hay mucha desinformación entre las mismas mujeres… ¿cómo una enfermera de un hospital, matrona y todo puede incidir en «las tres horas»? no lo entiendo… que es mujer también… ya se enterará cuando tenga hijos… o no. Eso no lo sabremos. Pero vaya… hay una poca informacion al respecto que te mueres y cuando les dices como son las cosas te miran como a las locas… ala

    Un besito (al final me enervo, jijijijij)

    Responder
    • Madespymas
      6 julio, 2012 at 14:41 (9 años ago)

      En el fondo hay tantas cosas que no se cuentan sobre la maternidad… Y que acaban volviéndonos medio locas y aumentando nuestras inseguridades…
      Creo que esta tercera vez voy a poder ser más consciente de algunas de ellas, y alguna que otra caerá vía post.
      Gracias por comentar mi niña del sur!

      Responder
  2. La Reina Bruja
    6 julio, 2012 at 23:01 (9 años ago)

    Cómo ya sabes mi lactancia fracasó….. pero bueno, eso lo tengo superado. Eso sí, cuando pasé a lactancia artificial,el pediatra me soltó un cada tres horas sí o sí, mañana, tarde y noche…….. nada de dejarla dormir. Y así lo hice durante casi mes y medio. La criatura se cabreaba más que otra cosa cuando la despertabas por la noche. Hasta que cambié de pediatra y me dijo que ni hablar, que por la noche no la despertara, que cómo iba a saber la pobre criatura cuándo era la noche si yo la daba por saco aunque no quisiera, que un niño si tiene hambre se despierta y eso hice….. y se acabaron los cabreos.

    Con las mellis, me dijeron lo mismo. Mi pensamiento fue: sí, sí, la llevas clara. Durante un mes no necesité nunca un reloj, eran matemáticas, cada tres horas reclamaban su bibe. Pero muy pronto alargaron la noche. A los 4 o 5 meses cenaban a las 19.30 horas, a las 20.00 en la cama y dormían hasta las 10:00 de la mañana con 2 breaks de 10 minutos para el bibe (en que ni abrían casi los ojos) y media vuelta y a dormir. Así que , A SU RITMO es como mejor funcionan las cosas. Porque nuestro ritmo es el suyo.

    Y eso de que unificarán criterios………….. el día que lo vea me lo creeré.

    Besos amor!

    Responder
    • Madespymas
      10 julio, 2012 at 23:39 (9 años ago)

      La verdad es que esta vez, aunque mini cuestionaba lo que me decían no llegué a sentirme ni por un momento tan insegura ni agobiada respecto a como estuve la primera vez.

      Entre que cada maternidad tiene su protocolo, aunque deberían ser comunes, y luego las personas que trabajan allí se toman el protocolo a su entender, es una gran locura lo que se siente al tratar de hacer converger lo que has leído, lo que te han dicho en la preparación al parto y lo que te dicen en la maternidad junto con el estado hormonal del momento…

      Gracias por comentar mi querida Reina Bruja, un honor contar contigo por aquí

      Responder
  3. Mamamedusi
    22 octubre, 2012 at 08:26 (9 años ago)

    Desde luego con que libertad sueltan ese tipo de palabras las enfermeras, como dices tu ya no eres primeriza y te pueden decir lo que quieras que ya sabes por donde te andas, perp que le digan eso a alguien que esta viviendo esa experiencia llena de inexperiencoa por primera vez mr parece fatal, de poco tacto.

    En mi caso sali del hospital con lactancia mixta porque creo que el que no me ofrecieran el bibe de refuerzo empeoró las cosas, pero al margen de mi experiencia personal incluso con lactancia mixta las òrdenes de las enfermeras y pediatras era darle a demanda también

    Un abrazo

    Responder

Responder